PATRIMONIO  MONUMENTOS  MUSEOS  EXPOSICIONES  TEATRO

 

EXPOSICIONES

Públicas

Privadas

Galerías y Otros

Novedades

Ultimas días

 

MUSEOS

Públicos

Privados

 

PATRIMONIO

Iglesias

Monasterios

Palacios y casas

Edificios civiles

 

MONUMENTOS

Fuentes

Estatuas

Personajes

 

TEATRO

Cartelera

 

 

PATIO HERRERIANO

 

La exposición "Universo Ferrant" se inspira en la evocadora imagen que desprende un móvil de 1948 titulado Constelación. La obra puede considerarse una metáfora del propio campo cultural en el que existen diversos elementos que acaban por conformar un sistema de interconexiones en red donde el nombre de Ferrant —que a modo de firma se halla inscrito en una de las piezas del citado móvil— gravita entre otros puntos de la constelación artística. Unos puntos que, como las propias relaciones personales y profesionales, poseen variadas significaciones y se hallan en continuo movimiento. Constelación recoge, a su vez, dos aspectos clave de la poética de Ferrant: la forma y el espacio. La muestra se divide en dos ámbitos que versan sobre cada uno de estos dos conceptos que atraviesan la investigación ferrantiana, pero también la de otros creadores.

 

En los diferentes relatos que configuran la(s) historia(s) del arte, el escultor, dibujante, pedagogo y escritor Ángel Ferrant (Madrid, 1890-1961) supone una figura imprescindible en la modernidad estética de la España del siglo XX. Representa, a su vez, un desafío, pues escapa a las clasificaciones categóricas, no puede adscribirse a un único movimiento y, en ocasiones, parece moverse por senderos divergentes o elegir un camino en soledad. Sin embargo, raras veces la producción de un creador permanece impermeable a contactos o acontecimientos. Así, ya sea por relación, confluencia, ramificación o confrontación, la muestra "Universo Ferrant" pone en diálogo a Ángel Ferrant con una selección de obras de artistas que forman parte de la Asociación Colección Arte Contemporáneo. En dicha colección se encuentra un relevante número de piezas de Ferrant, así como el archivo del escultor, depositados en el Museo Patio Herreriano.

 

Trazar estas líneas de fuga a partir de las prácticas ferrantianas supone una acción particularmente fecunda, ya que el artista transitó por diferentes épocas y generaciones. No en vano, debemos recordar que, como subrayó el propio escultor, “lo nuevo nace de lo viejo escogido”. Se trata de un recorrido que parte de la renovación que supuso el arte nuevo con una pieza como La escolar (1925), que dedicó al pintor uruguayo Rafael Barradas y fue merecedora del premio del Concurso Nacional de Escultura. Finaliza con Serie Venecia nº 10 (1958), una obra de la Escultura infinita que presentó en la Bienal de Venecia de 1960, cuando se había convertido en un referente admirado por jóvenes creadores como Luis Feito o Manolo Millares. De esta manera, las aportaciones de Ferrant habitan en las salas 6 y 7 junto a las de artistas como Sonia Delaunay, Mathias Goeritz, Manolo Hugué, Maruja Mallo, Joan Miró, Jorge Oteiza, Eusebio Sempere o Joaquín Torres García, entre otros.

 

"Universo Ferrant" incide, a partir de obras y documentos procedentes de la Asociación Colección Arte Contemporáneo, en un hecho apuntado por el escultor en una de sus denominadas pancartas escolares: el trabajo propio puede cobrar aún más sentido cuando se aprecia en colaboración con el ajeno.

 

Salas 6 y 7

 


 

 

© 2001-2022, prohibida su reproducción sin permiso...
email de Contacto

[Inicio] [Ocio] [Cultura] [La Opinión] [Clasificados] [Política de Cookies]