PATRIMONIO  MONUMENTOS  MUSEOS  EXPOSICIONES  TEATRO

 

EXPOSICIONES

Públicas

Privadas

Galerías y Otros

Novedades

Ultimas días

 

MUSEOS

Públicos

Privados

 

PATRIMONIO

Iglesias

Monasterios

Palacios y casas

Edificios civiles

 

MONUMENTOS

Fuentes

Estatuas

Personajes

 

TEATRO

Cartelera

 

 

PATIO HERRERIANO

 

El proyecto "De la luz del sol y de la luna", que ocupa la Capilla de los Condes de Fuensaldaña, ofrece con ejemplar nitidez las claves del trabajo de una artista, Soledad Sevilla, que ha forjado su carrera en el desarrollo infatigable de unas inquietudes estéticas que permanecen en su libreto desde sus inicios. Toda su obra se caracteriza por la fidelidad a un ideal que se ha ido enriqueciendo y revigorizando con precisión y frescura. No en vano, Soledad Sevilla no ha dejado de ser relevante en ningún tramo de una carrera de más de medio siglo.

 

Este ideal es el del análisis de la línea sobre el plano, que somete a un sistema de permutaciones y combinaciones, de reiteraciones y quiebros, de pliegues, arritmias y giros que articulan espacios dinámicos de densidad variable. Desde muy pronto, Soledad Sevilla quiso subrayar que el carácter analítico de su obra no eludía la búsqueda de un universo poético –“un mundo emocional, incluso de presagios”-, dijo en su día. Ante la bellísima expectativa del “presagio”, reconocemos su inscripción en la vertiente lírica de la tradición conceptual, aquella por la que ciertos artistas se consideraban más “místicos que racionales” y cuyas obras “llegaban a conclusiones que la lógica era incapaz de alcanzar”, como apuntó el artista estadounidense Sol LeWitt. Y así, entre el fragor con el que se entrama la línea y la intuición del espacio poético, viene desarrollándose una obra que se encuentra entre las más destacadas no sólo en el ámbito de la geometría sino en el conjunto de la producción abstracta en España. Soledad Sevilla recibió el Premio Velázquez 2020 el pasado mes de noviembre. Ésta que ahora le dedica el Museo Patio Herreriano es la primera muestra desde aquel galardón.

 

Soledad Sevilla ha llevado a menudo esta reflexión en torno a la línea y el plano un paso más allá al situarla en el marco de la arquitectura, algo que empezó a desarrollar desde los años ochenta en edificios históricos o en otros más neutros. En esa línea se inserta “De la luz del sol y de la luna”, un trabajo realizado con hilos de algodón que se distribuyen en dos grandes planos entrecruzados ocupando la Capilla de los Condes de Fuensaldaña. El ritmo riguroso y preciso de los hilos entra en contacto con la arquitectura y, a la vez, con la luz que se desliza desde el exterior, variable en función del momento del día. Es ahí donde reside la singularidad de esta pieza, en la línea al vuelo que se inscribe en la ruina certera del espacio, certera pues en ella reside la equilibrada ambivalencia entre pasado y presente que caracteriza su arquitectura y a la que se suma el brillo cambiante de la luz. Soledad Sevilla satisface en este espacio ese anhelo ancestral de tantos artistas que han querido representar la luz con la mayor precisión posible. Es más: en función del movimiento del sol sobre nuestra capilla, parecería que, más que representación, su obra se revela como luz en sí misma.


 

 

© 2001-2021, prohibida su reproducción sin permiso...
email de Contacto

[Inicio] [Ocio] [Cultura] [La Opinión] [Clasificados] [Política de Cookies]